Indomable 

Esto no es una reseña; puesto que Indomable de Pelayo Díaz es imposible reseñar pero lo que sí te hace reflexionar y en mí ha dejado huella.

Siempre me ha gustado leer y también escribir (lo segundo no lo hago muy bien). Me gusta plasmar en papel mis palabras, en ese aspecto soy muy tradicional. Y tras mi última lectura estoy empezando a replantearme muchas cosas.

Todo se remonta a casi dos años atrás… Yo estaba en segundo del grado superior en estética integral y bienestar. Vivía con dos chicas, que a día de hoy son mis amigas. Han marcado un antes y un después en mi vida.

A lo que iba, una de ellas; Celia, siempre solía ver las noticias de Telecinco y aunque empiezan a las tres, ella desde mucho antes tenía ese canal puesto. Uno de esos días acababa de llegar de clase y estaba comiendo, yo no suelo prestarle mucha atención al televisor pero ese día estaba comenzando un programa nuevo “Cámbiame” en el que como presentadora estaba Marta Torné y al verla recuerdo mis palabras: “¡Hostias! Si es la del internado” y entonces comencé a prestar atención a esa TV prehistórica que teníamos en el salón.

Yo no soy una persona que tenga ídolos, no lloro ni grito por los famosos. Pero ahí estaba él, Pelayo (en un principio por el nombre pensé que era italiano, pero no, es de Oviedo). No le conocía de nada, pero había algo que me llamaba la atención, sin conocerlo, a través de esa pantalla. Cada día veía el programa rigurosamente, solo me lo perdía por causa mayor. La moda es algo que me fascina, por eso comencé a ver el programa, con el tiempo el motivo de verlo paso a ser Pelayo, no lo veo como un ídolo, ni como un amor, lo veo como un ejemplo a seguir.

Todo eso nos lleva al punto al cual estamos hoy y el porque estoy escribiendo en mi blog. Hace un par de meses Pelayo público un libro “Indomable”, pero no fue hasta hace una semana cuando por fin tenía su libro entre mis manos. De primeras solo quería el libro como objeto de coleccionista, y para cotillear las fotos de la infancia de “Pelayin”, como le conocemos en mi casa. Creía que Indomable no me iba a aportar nada nuevo, que iba a ser otro libro más con una edición preciosa en mis estanterías. Pero… ¡Madre De Dios que equivocada estaba!

Más que la biografía de Pelayo, para mí ha sido un libro reflexivo, una guía de autoayuda. Una guía que ha abierto mis ojos como platos.

Yo a mis 23 años me considero una persona emprendedora, trabajadora, rara, muy rara y con este libro como su propio nombre indica me he dado cuenta de que soy Indomable, por eso no encajo en muchos sitios y no encajo con muchas personas, porque me siento fuera de lugar. Todo esto es muy sencillo yo soy una persona que aspira alto y a lo grande y vivo en un pueblo pequeño, en el cual me miran raro por usar sombrero, llevar zapatos fuera de los canones o ir a eventos en smokin siendo mujer en lugar de llevar vestido.  Al leer indomable me he sentido libre, me he redescubierto a mí misma. Y me he dado cuenta de que me gusta ser rara y usar sombrero. ¡Ahhhh! Ya se… Al usar sombrero me he vuelto un poco loca, fuera de lo común como el sombrerero loco en Alicia. Ahora también entiendo porque este señor es mi personaje favorito. Gracias Lewis Carrol por “Alicia en el país de las maravillas” y “Alicia a través del espejo” las mejores obras literarias que he leído. Si no las habéis leído os la recomiendo, pero tenéis que estar muy locos para encontrarle sentido como les encuentro yo.

Recuerdo la noche vieja en la que despedíamos el 2014 y dábamos la bienvenida al 2015, mi madre es modista y toda una artista, que pena que por falta de dinero no haya podido estudiar diseño porque sino ahora sería una diseñadora con firma y de alta costura os lo digo yo. No hace ropa, hace arte plasmado en telas. Lo que decía ella me pregunto cómo cada año que como quería mi vestido de noche vieja, a lo que le dije que no quería un vestido, que estaba cansada del mismo cliché cada año “chica busca vestido ideal para despedir el año”. Yo no quería eso, yo quería destacar de una forma original y a lo grande, por eso le dije que quería un smokin negro, camisa blanca, tirantes y pajarita en negro. Mi madre me hizo a medida el smokin más bonito que había visto jamás. Ella estaba orgullosa de su trabajo y yo orgullosa de su trabajo y de ella. Para complementar el outfit me compré unos stiletto negros con tachas, un clon de los famosísimos Rockstud de Valentino. Recogí mi pelo en una cola alta que daba protagonismo a mis rizos. Yo me veía súper guapa, no necesitaba que nadie me lo dijera.

Llegue a la fiesta con ganas de pasarlo bien y comenzar mi año con mis nuevos propósitos como todo el que allí estaba presente. Pero la gente, y sobretodo las mujeres, empezaron a mirarme raro y a cuchichear allí por donde pasaba, empecé a sentirme pequeñita. Al cabo de un par de horas yo estaba haciendo cola para entrar al baño, cuando una chica me miró espantada y sus amigas me miraban con cara de asco y se reían, entonces me dijo en un tono muy despectivo “¿Pero si llevas pajarita?, la mire de arriba abajo no era la más indicada para dar clases de estilismo; pero esa chica perfectamente podía ser la reina del chonismo. Me sentía humillada, sentía que estaban desvalorizando el trabajo de mi madre, entonces le contesté “Si, llevó pajarita y tú llevas un collar”. Sé que no fue la respuesta más original pero lo dije con un tono de indiferencia hacia su persona que fue hasta convincente o al menos a mí me convenció, y eso me hizo sentir mucho mejor. Al salir del baño vi que la mayoría de los hombres llevaban pajarita, así que por esa noche decidí integrarme y sentirme un hombre más y baile, baile hasta que mi clon de los Valentino dijeron que era hora de que me doliesen los pies.

Y lo que quiero decir con esto es que ese día me sentí un bicho raro y era una noche que aún habiendo sido la más valiente de toda la multitud yo la recordaba de una forma amarga, pero al leer este libro me he dado cuenta de que uno tiene que ser como es y seguir lo que tu corazón te indique, no lo que el resto de la sociedad imponga.  Así que mimoraleja a todo esto es que soy un indomable bicho raro y soy feliz así y voy a conseguir lo que me proponga. Tengo mucha personalidad y no voy a dejar que nadie la pisotee de nuevo.

Y los sombreros son para ponérselos en la cabeza, algo que solo unos pocos tenemos. “Tania Cano

Anuncios

2 comentarios en “Indomable 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s